jueves, 22 de octubre de 2009

Nuestro Baile Nacional!


La Cueca Chilena:

La cueca es la danza nacional de Chile y, por lo mismo, la protagonista de las celebraciones y festividades criollas.

Su origen no está claramente definido, ya que investigadores la vinculan a culturas como la española, la africana, la peruana y también a la chilena. Incluso, los bailes de la zamba, la zambacueca, zamacueca y cueca chilena parecen ser esencialmente las mismas danzas, pero evolucionadas de acuerdo a sus variantes regionales. Sin embargo, predomina la teoría que dice que la cueca habría surgido de nuestros vecinos peruanos y que de allí habría derivado a nuestras tierras en los albores de la Independencia.

Esta danza se transformó en el baile nacional de Chile desde que se oficializó a través de un cuerpo legal promulgado el 18 de septiembre de 1979. No obstante, se baila en nuestro país desde aproximadamente 1824.

La rutina de esta danza encuentra -según algunos folcloristas- una explicación zoomórfica por provenir de la ?clueca?, concepto con el que se hace referencia a los movimientos que hace una polla cuando es requerida por el gallo. Es por ello, que el rol del hombre en el baile, se asemeja a la rueda y al entusiasmo que pone el gallo en su conquista amorosa. La mujer, en cambio, sostiene una conducta más defensiva y esquiva. Según la zona geográfica en que se baile, la cueca presenta algunas variaciones. La Cueca Nortina o del abajino, la sureña o La Cueca Chilota , como la cueca del marino y del minero tienen características únicas muy definidas.

Las diferencias radican en la vestimenta de los bailarines, en su personalidad y en la actitud en la danza. Así por ejemplo, en las zonas sureñas la actitud tímida es la que predomina, en la zona central urbana sobresale la picardía, en las regiones campesinas sobresale la provocación y es más elegante en la capital. Las tonadas son acompañadas por la guitarra, el arpa y los golpes de manos al compás del ritmo. El huaso saca a bailar a la joven ofreciéndole su brazo. Tras un breve paseo, se colocan frente a frente y se da inicio al baile. Los pañuelos giran suavemente en un comienzo, mientras el huaso persigue y rodea a la mujer intentando traerla a su lado. Ella, coqueta y esquiva, mueve con gracia el pañuelo y levanta su falda. El zapateo final del huaso refleja su fuerza e intensidad en la lucha amorosa y es aquí donde los pañuelos giran a un ritmo más agitado y efusivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada